Calderas de gas. Anticípate al invierno

Las calderas de gas son una pieza fundamental en múltiples hogares para disfrutar de agua caliente. A diferencia del resto, estas aportan una gran eficiencia energética, ya que no dependen de la red eléctrica y a su vez disponen de un poder calorífico mucho más elevado.

Tipos de caldera de gas

Existen dos clasificaciones fundamentales: las simples y las mixtas.

Caldera de gas simple

La función principal de estos modelos es calentar el agua para un uso doméstico. Al ser tan sencillas son mucho más baratas y más fáciles de montar.

Caldera de gas mixta

Estas son mucho más completas y presentan numerosas ventajas. Forman dos circuitos de interior: uno para el agua caliente y otro para la calefacción del hogar. Este último normalmente suele estar conectado a radiadores o cualquier tipo de suelo radiante que aprovecha el calor para distribuirlo por toda la vivienda.

Calderas de gas en Madrid¿Cuánto cuesta una caldera de gas?

Contestar a esta pregunta es un poco relativo, porque dependerá de las características del modelo y de las funcionalidades que presente. Sin embargo, es sin duda una buena inversión a largo plazo, ya que se puede ahorrar bastante dinero debido a su alta eficiencia energética.

Instalación de la caldera de gas

La instalación de una caldera suele ser muy compleja y solo la puede realizar un operador autorizado. Este operador aportará un certificado de que la instalación se ha llevado a cabo correctamente y que no hay ningún riesgo.

Sin este certificado, las compañías energéticas no suministrarán ningún tipo de combustible al usuario. Además, se tiene que revisar cada dos años que la instalación sigue en perfectas condiciones.

¿Cada cuánto tiempo hay que cambiar la caldera?

Como norma general, suele durar entre 15 y 20 años. Los expertos aseguran que para que la caldera llegue en buen estado a ese rango de años se deberían realizar mantenimientos cada 5 años. Así mismo, también es una obligación cuidarla y limpiarla con regularidad, sobre todo en la época de invierno, que se tiende a usar mucho más.

Subvención para una calderas de gas

Normalmente, ciudades como Madrid ayudan a los ciudadanos a que cambien este aparato, ya que se considera un producto básico para el bienestar. A su vez, los nuevos modelos suelen emitir menos gases de efecto invernadero a la atmósfera.

A las subvenciones de las calderas de gas se les conoce como Plan Renove, y el precio destinado dependerá de la comunidad y de la cantidad de dinero invertido en este cambio.

Sin duda, tener una caldera de gas en el hogar es una gran alternativa a las eléctricas por sus ventajas y todo el ahorro que conlleva.

Sin comentarios

Añadir un comentario